5 trucos para conservar las manzanas más tiempo

5 trucos para conservar las manzanas más tiempo

“Una manzana al día, el doctor te evitaría”, sería la traducción del famoso “an apple a day, keeps the doctor away”. Pero, ¿y si no comes una manzana al día y tus manzanas se estropean en el frutero?

Si te pasa esto, no te preocupes, no eres un caso aislado. Desgraciadamente en los países occidentales se desperdicia comida de manera masiva. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y a Agricultura), “un tercio de todos los alimentos se estropea o se desperdicia antes de ser consumido por las personas”.

Las manzanas, bien almacenadas, pueden llegar a mantenerse bien varios meses. También depende de la variedad de manzana. Aquellas con la piel más gruesa y la pulpa menos dulzona son las que mejor se conservan (como la Granny Smith) mientras que las variedades con piel más fina tienden a durar un poco menos (como la Golden Delicious o la Red Delicious). (

Para que duren el máximo tiempo posible, toma nota de estos consejos para conservar mejor tus manzanas en casa:

1- Guárdalas en la nevera, bien secas, y dentro de una bolsa de plástico.

2- Para guardar la fruta ya cortada sin que se oxide, sumérgela en una mezcla de agua con 1/3 de zumo de limón, las sacas y las guardas tapadas con film en la nevera.

3- También puedes sumergirla en una mezcla de agua y una cucharadita de sal, dejarlas unos minutos a remojo y aclararlas después, antes de guardarlas (tapadas con film) de nuevo en la nevera.

4- Si la manzana se llevó un golpe, es mejor cortar el trozo dañado, frotar la zona de pulpa al aire con un poco de limón y envolverla en film, porque así el proceso de ponerse marrón no se extenderá al resto de la pieza.

5- No guardes juntas las manzanas y las verduras porque sueltan etileno y provocan que las verduras se pongan malas antes. Las patatas, por ejemplo, generan mucho etileno.

Si sigues estos sencillos trucos, tus manzanas durarán más. Aún así, cuando una manzana empieza a estropearse y ya no quieres comértela a mordiscos, aún se pueden hacer muchas cosas con ellas ya que, cocinadas, siguen siendo una fuente importante de vitaminas y minerales.

Las manzanas de Orchard, al ser cultivadas protegidas por una red antigranizo, no sufren tantas agresiones climáticas y su piel se encuentra mucho más cuidada. Estos daños exteriores son culpables de la maduración acelerada del fruto y, en caso de estar en contacto con otras piezas, de la extensión de ese proceso a las manzanas contiguas, expuestas al etileno de la pieza estropeada.